Loading...
Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

Ciudad Ciencia

Conferencia de José Luis Rubio del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE, CSIC-UV-GVA).

El agua es un elemento esencial para el adecuado funcionamiento biológico del territorio y de las actividades económicas que sobre él se desarrollan. Además, por exceso o por defecto, puede  incrementar los procesos de degradación del mismo y acentuar los riesgos de desertificación. Sin agua, una tierra reseca no puede aportar sus esenciales servicios productivos, ni tampoco cubrir las funciones ecológicas de funcionamiento y regulación de la vida natural y del mantenimiento del paisaje. Sin agua, no podríamos disponer del beneficio social, productivo y ambiental que representan las actividades agrarias, ni del beneficio económico de otras numerosas actividades estrechamente ligadas a la tierra, como por ejemplo el sector turístico, la producción energética, la producción de alimentos y numerosas actividades industriales. Por otra parte, el exceso de agua, en periodos de intensas lluvias torrenciales, puede provocar graves procesos de erosión, corrimientos de tierras, colapso de laderas, inundaciones y graves daños por colmatación y sedimentación.

La demanda de agua se ha duplicado en la segunda mitad del pasado siglo y los índices de sobreexplotación se han disparado. España y la Comunidad Valenciana se encuentran entre las zonas mediterráneas con mayores índices de sobreexplotación de sus recursos hídricos.

Conocidas son las previsiones del IPCC y otros organismos internacionales que auguran una tendencia general de aridificación para el mediterráneo. Nos enfrentamos a una situación habitual de déficits hídricos estructurales de nuestro territorio junto a previsiones de agravamiento que indudablemente afectarán a las condiciones de salud y calidad de la vida, al contexto socioeconómico y, al funcionamiento y estabilidad del medio natural. La aridez climática, la agresividad de las precipitaciones torrenciales, los periodos de sequía y el incremento de la evapotranspiración, son factores de agravamiento de los procesos de desertificación que ya afectan a un importante porcentaje de nuestro territorio.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies