Loading...
Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

Programa:

12.00 h. Acto en el Puente de la Estación
20.00 h acto en el túnel del Somport con brindis con champán y baile de época con la Sant Andreu Jazz Band.


FERROCARRIL ANSIADO DURANTE MÁS DE MEDIO SIGLO:
YA ERES UN HECHO CONCRETO, REAL Y EVIDENTE

“Desde aquel primer proyecto que, en 1853, Juan Bruil presentó en la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País sobre la construcción de una línea de ferrocarril que uniera dos naciones fronterizas y hermanas a través de los Pirineos Centrales, muchos han sido los esfuerzos, los reveses y las idas y venidas que demuestran el tesón y la esperanza en días prósperos. Y la voluntad de que Francia y España esten más unidas que nunca es ya una realidad.

Lograda por fin la construcción del ferrocarril, a fuerza de tenacidad y trabajo, pronto veremos culminado el éxito de aquella inauguración de las obras allá por el mes de octubre de 1882, cuando el malogrado rey D.Alfonso XII junto con una comitiva de lo mas lucido y brillante que jamás se hubiera visto en la capital altoaragonesa presidió la ceremonia ante un pueblo inmenso y bullicioso que vitoreaba la popular idea del Canfranc, convertida en próxima y halagüeña realidad. Alegría multiplicada días antes al conocerse que sería la Sociedad Anónima Aragonesa la concesionaria del Ferrocarril a Francia por Canfranc.

La línea tardaría en llegar a Jaca, no seis años, como se había previsto, si no once. Era un miércoles, 31 de mayo de 1893, cuando llegaba, por fin, el primer tren de viajeros a la estación de Jaca. El cielo lucía encapotado con espesas nubes, quizá como presagio del todavía arduo trabajo que quedaba por hacer, pero ese día nada podía impedir que la multitud fuera presta al andén para ver la llegada del progreso y contemplar la realidad del dorado sueño que durante tanto tiempo había alimentado el corazón de los aragoneses.

Y paso a paso, siempre con los ojos puestos en mejorar el porvenir de sus intereses, Aragón, alcanzó en el mes de diciembre del año 1908, una de las metas más anheladas, cuando en coincidencia con la clausura de la celebrada Exposición Hispano-francesa que tuvo lugar en Zaragoza, el Gobierno, presidió el acto oficial de la inauguración de la obra del túnel Internacional. Esta obra, de ingenieria excepcional, finalizó siete años después, cuando la guerra asolaba Europa.

Y…. por fin! En breve tiempo podremos celebrar lo que tanto esfuerzo y tantos años ha costado conseguir. Es el momento de disipar el pesimismo y de traducir la ansiedad de tantos años en alegría y satisfacción al ver tan de cerca la consoladora realidad.

Lo dificultoso del trazado desde Jaca hasta aquí, en el que ingenieros y obreros han trabajado sin descanso, construyendo, puentes, viaductos y túneles para llegar a la que, sin duda es, la Estación más grande de España.

Doce millones de pesetas se han gastado en los últimos siete años, se ha edificado un poblado en el que viven casi dos mil personas, aún hoy recordamos la fiesta celebrada hace tres años con motivo de la colocación de la primera piedra de la Iglesia de La Virgen del Pilar, aquel día tan importante para nuestro pueblo en que quedó de maniefiesto el deseo de una terminación rápida que permitiera que Francia y España se dieran el suspirado abrazo, al correr los convoyes internacionales y estrecharse en la Internacional de Canfranc.

Y aquí está, inmensa, magnífica ante nuestros ojos, erguida y fuerte, la dama de hierro, hormigón y cristal que se alza en la explanda que tanto tiempo costó preparar, por ella, se ha transformado nuestro salvaje y duro paisaje, se han llevado a cabo trasvases de tierra, se han reencauzado el río y los torrentes, se han creado barreras antialudes, se ha repoblado la agreste montaña, porque, sin duda, deber primordial cuando se persigue un fin, es que el logro apetecido reúna todas las garantías de estabilidad constante.

¡Aragón esta de enhorabuena! Es inminente la inauguración oficial y solemnísima de esta ansiada vía, que se dice deberá tener lugar en uno de los días de la tercera decena de Julio del año en curso, 1928.

Ante el anuncio de acontecimientos tran trascendentales, deben acabar para siempre los pesimismos, aprestándonos todos a honrar, la memoria de ilustres varones, que se desvivieron por esta magna obra sin que les quepa la satisfacción de haberla visto terminada y así mismo a otros beneméritos vivientes.

La actúal generación va a poder apreciar por si misma, y muy en breve, los beneficios mil veces anunciados….. Y la juventud laboriosa y capacitada dispondrá de un valiosísimo instrumento de trabajo, que tantos y tantos años costó forjarlo.”

Mª JESÚS GARCÍA BARBA

Fuente: Canfranc Estación de Cultura

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies