Loading...
Cargando Eventos
  • Este evento ha pasado.

El día 16, sábado, Gervasio Sánchez impartirá el curso de fotografía “El rostro de la guerra” en el salón de actos de la Casa de la Cultura, con horario de nueve a dos y de cuatro a siete (ocho horas).

Precio: 40 euros. Plazas limitadas. Inscripciones: en la oficina del SAC, en la Casa de la Cultura o haciendo una transferencia al número de cuenta: ES37-2085-2409-01-0330720861. Admisión por orden de inscripción. El plazo está abierto desde el día 4.

Gervasio Sánchez ha cubierto como reportero gráfico la mayor parte de los conflictos armados de América Latina y la Guerra del Golfo desde 1984 hasta 1992, a partir del cual pasó a cubrir la Guerra de Bosnia y el resto de conflictos derivados de la fragmentación de la antigua Yugoslavia. También ha informado sobre diferentes enfrentamientos en África y Asia. Ha trabajado para diversos medios, aunque usualmente lo ha hecho como periodista independiente…

Haa conseguido grandes premios y reconocimientos internacionales. Destacan el Premio Nacional de Fotografía 2009, el Premio Internacional Jaime Brunet 2014 y el Premio Internacional de Periodismo Rey de España 2009. El galardón más sonado fue el Premio Ortega y Gasset 2008 porque en el discurso acusó al gobierno español de vender las mismas minas antipersona que protagonizan sus trabajos. Asimismo, ha publicado varios libros fotográficos.

SINOPSIS DEL TALLER: 

Un fotoperiodista debe ser riguroso en la manera de plantearse su trabajo. Debe documentar las tragedias que ocurren a su alrededor, buscar otras formas de mostrar la realidad. No es necesario caer en el sensacionalismo para relatar el drama humano.

Las víctimas tienen derecho a la dignidad y nuestro respeto. Hay que mostrarlas de la manera que nos gustaría a nosotros mismos que nos mostrasen si estuviéramos en su lugar. Y si no están de acuerdo en salir en una historia hay que respetar totalmente su  decisión.

La fotografía que retrata el drama humano, esencia de nuestro fracaso, debe evitar la esquematización, la frivolidad y el espectáculo.Vivir entre las víctimas te da otra perspectiva porque acabas conociendo sus espacios mágicos, sus secretos mejor guardados, sus sueños inconclusos.

Si no sufres el dolor, el grito de las víctimas, su digno silencio, ¿cómo puedes transmitir el drama con decencia, cómo puedes intermediar entre el dolor y el olvido, el horror y la banalidad?

La fotografía debe evitar que “comprendamos la historia cuando ya es tarde”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies