Iván Arana es barbastrense, tiene 33 años y es diseñador gráfico y co-director del Festival de Música Polifonik Sound.

 


IVÁN ARANA

Lugar de origen:
Barbastro (Somontano)

Lugar de residencia:
Barbastro (Somontano)

Edad:
33 años

Lo que más le gusta de La Redolada:
Las fiestas mayores de Barbastro


 

Iván es una de esas personas emprendedoras, creativas y con iniciativa de las muchas que tenemos en La Redolada, de esas que queremos conocer y dar a conocer, porque detrás de cada gran iniciativa hay una gran persona. Para saber quién está detrás del Festival de Música Polifonik Sound, ya consolidado en el Somontano, le hacemos algunas preguntas personales a Iván:

¿Por qué las fiestas mayores de Barbastro es lo que más te gusta de La Redolada?

Durante casi siete años he sido Presidente de la Asociación Cultural QvoreK; el sentimiento peñista siempre ha estado muy presente en mi forma de entender las Fiestas de Barbastro. Actualmente vivo de camino entre Barbastro y Vilanova i la Geltrú (Barcelona) pero eso no me impide intentar estar implicado todo lo posible tanto con la Peña como con el colectivo Interpeñas Barbastro creado hace poco más de dos años entre las diferentes peñas de la ciudad.

Se puede decir que me siento muy barbastrense, me encanta mi ciudad e intento participar en todo lo que potencie la actividad de Barbastro y colaborar desde la Asociación en las acciones que cada vez son más en la ciudad.

¿A qué te dedicas?

Soy Diseñador Gráfico y Licenciado en Publicidad y RRPP. Además, creo que ya puedo decir que también me dedico en cuerpo y alma a la Dirección del Festival PolifoniK Sound junto con Luis Moya.

En el ámbito del diseño, desde hace poco más de tres meses ejerzo mi trabajo de diseñador gráfico como freelance. Ahora mismo estoy colaborando, además de con Gráficas Barbastro, con otros estudios y empresas de comunicación.

Cuento con un sello propio que espero sea una realidad muy pronto como estudio de diseño gráfico. Y, como te decía, ahora mismo trabajo a caballo entre Barbastro y Vilanova i la Geltrú.

En cuanto al PolifoniK Sound puedo comentarte que cada vez somos más los que formamos esta gran familia; gente con ganas de aprender y con ganas de aportar y sumar. En la dirección del proyecto estamos Luis Moya y yo y debido al ritmo de crecimiento del proyecto nos vemos obligados a profesionalizar los diferentes equipos de trabajo y de forma que podamos ser más profesionales y ofrecer un mejor Festival a la ciudad de Barbastro.

Se podría decir que el Festival cuenta con una línea de trabajo de diez meses directos; los otros dos son de gestión o lo que podríamos llamar “seudo-vacaciones”. Ahora mismo intentamos juntarnos el mayor número de veces y, cada vez más, las videoconferencias son una herramienta eficaz que nos saca de muchos problemas. Cada año son más y más los días íntegros dedicados al festival y las reuniones cobran cada vez mayor importancia. El PolifoniK Sound ha crecido considerablemente y lo que hace unos años se consideraba ocio, ahora, lo es igual pero cada vez su profesionalización y dimensión hacen que tu dedicación sea mayor.

¿Cómo surgió la idea de crear el Polifonik Sound en La Redolada?

La idea del Festival surgió desde la Asociación Cultural Qvorek, como homenaje a un socio de la Peña fallecido el año anterior. Durante el año posterior al fallecimiento de nuestro socio y amigo Raúl Mariño, desde la Peña buscamos numerosas formas de honrar su amistad y tener vivo su recuerdo. Una de las ideas que surgió de forma espontánea fue la de aprovechar el local social que teníamos para organizar dos pequeños conciertos de dos bandas locales que para entonces estaban comenzando. Poco a poco y sin saber muy bien cómo, esta idea empezó a coger fuerza.  Con vistas al numeroso público que se podría acercar y los problemas con los que nos podríamos encontrar en nuestro local social, la idea de organizar estos conciertos allí se sustituyó por la de trasladarnos a la Pista de Invierno de la Sociedad Mercantil y Artesana.

En la Pista de Invierno de la SMA estuvimos las dos primeras ediciones hasta que en la tercera, y también por casualidades de la vida, se cruzó en nuestro camino Luis Moya y todo comenzó a tomar otra dimensión. El gran volumen de gente de la segunda edición del PolifoniK Sound y las expectativas de conseguir un Festival más profesional y con vistas de futuro nos desplazó al Recinto Ferial de Barbastro para lo que el papel de Luis y las ganas de unos pocos locos de la música por seguir innovando en esto de los eventos musicales fue determinante.

Aunque actualmente Luis y yo estamos al frente de la dirección del Polifonik, el Festival no sería lo que es ahora sin el esfuerzo de los anteriores directores que formaban el equipo junto a nosotros dos: David Jiménez, Néstor Lafón y Antonio Blázquez.

¿Por qué habéis elegido Barbastro para que se lleve a cabo esta iniciativa musical?

Es Barbastro porque es de dónde es la Asociación Cultural QvoreK, la asociación fundadora del festival en la que reside la Peña y desde la que queremos dar o conocer la música en directo en formato Festival y de calidad.

Creo que tenemos que fomentar que ciudades como Barbastro puedan ser espacios que aspiren a grandes eventos (que ya lo son y así lo demuestran) y aprovechar que su estratégica situación a los pies del Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y a las faldas del pre-Pirineo, permita que sean ciudades de éxito no tanto por lo que organizan, sino por lo que cuentan y ofrecen como valor añadido.

¿Qué destacarías del Polifonik?

Se trata de un Festival que no para de crecer año tras año.

La repercusión del PolifoniK Sound ya no es sólo a nivel Aragón sino que hemos conseguido que su público sea cada vez más variado.  Cataluña, Valencia, Madrid, País Vasco o Navarra son algunas de las Comunidades de las que no sólo viene público cada edición sino que muchos de estos ya son viejos conocidos del Festival y apuestan por su visita a Barbastro año tras año. Para nosotros, éste es uno de los principales valores y logros.

El crecimiento es visible cada año:  a día de hoy no podemos decir que hayamos retrocedido en público en ninguna edición. Hemos podido tener días de mayor o menor éxito de público, pero en el global siempre hemos crecido. Este 2016, además, se prevé un aumento considerable de público alcanzando una cifra récord.

Creo que nos ha costado afianzarnos en Barbastro. Ya sabemos lo difícil que es muchas veces consolidar un proyecto en tu propia ciudad pero también creo que, en estos momentos, nos encontramos en situación de poder confirmar que la ciudad ya ha acogido al PolifoniK Sound como un proyecto suyo, un Festival para todos y que hace mejor a Barbastro.

Pensamos que parte del éxito se debe a que los grandes festivales de música cada vez son más y quizás el público ha perdido la referencia de contar con un espacio más cercano familiar y personal donde puedas tener una mayor accesibilidad a tu banda, donde los tengas cerca, donde poder sentir ese directo como un verdadero concierto donde tu formas parte del mismo… El PolifoniK Sound ha conseguido ubicarse poco a poco en esa oferta de festivales denominados “boutique” que ofrecen esa cercanía, accesibilidad y personalidad que los grandes eventos no pueden ofrecer.

¿Cómo ves el Polifonik en el futuro? ¿Qué esperas o qué te gustaría que ocurriese?

A nivel musical, esperamos conseguir que Barbastro sea referente nacional y que el Festival haya aportado su granito de arena para que así sea.

Espero en un futuro que el PolifoniK Sound continúe, que no pierda su identidad y, sobre todo, que sea sostenible. Como decía, creemos firmemente que hacen falta festivales así: un evento de pequeño formato que ofrezca algo diferente a los grandes festivales que hay en nuestro país. Barbastro, por su historia musical y su ubicación geográfica, puede ser la mejor ciudad para poder albergar un evento musical de estas dimensiones y, a su vez, una oferta complementaria que se apoye en su potencial turístico.

Está claro que, tal y como sucederá esta edición, Barbastro y su capacidad hotelera (que es mucha) no podrá alojar a un volumen muy superior al que recibió el año pasado. Ahora mismo, creemos que la oferta de alojamiento no sólo es cosa de Barbastro sino de toda la comarca y la provincia. Así hemos planteado esta edición: una mayor oferta hotelera y variada, además de posibilidades que no dependan de su alojamiento sino de que puedas reservar tu plaza de autobús desde Zaragoza, Huesca, Lérida, Binéfar o Monzón, que permita venir al festival para volver a tu casa el mismo día.

¿Qué te gustaría encontrar en laredolada.com?

Una plataforma de apoyo a la oferta cultural y de opinión en la provincia. Para poder crecer, llegar a nuestro público potencial y nuestra gente son necesarias plataformas como ésta. Hay que potenciar iniciativas culturales: no sólo dependemos de grandes ideas y de gente emprendedora respecto a los proyectos sino que necesitamos contarlo, informar y que la gente sepa de nuestra existencia.

Creo que plataformas como La Redolada permiten concienciar en un primer momento a los ciudadanos de aquí de nuestro potencial para luego ser los mejores embajadores al exterior.

 


 

¡Muchas gracias Iván, y larga vida al PolifoniK!

Podéis seguir todas las novedades sobre el Festival, en su página web: www.polifoniksound.com. La próxima edición será los días 24 y 25 de Junio de 2016.